LA ESPERA – en proceso

El nuevo proyecto de Colectivo Fango, apoyado por las «Ayudas a la creación del ayuntamiento de Madrid», el Teatro de la Abadía y el espacio de investigación exlímite.

”Tres son los tiempos: presente de las cosas pasadas, presente de las presentes y presente de las futuras…lo presente de las cosas futuras, es la actual expectación de ellas.” San Agustín 

LA ESPERA es un proyecto de investigación teatral que cierra una trilogía sobre la búsqueda de identidad a través del tiempo. Es una obra que reflexiona sobre el futuro y el papel de éste en nuestra vida, adentrándose en un mundo extraño donde lo real y lo fantástico se diluyen.

Nuestra primera creación F.O.M.O- Fear of Missing Out, abarcó lo que San Agustín denomina como «presente presente», centrándonos en el cambio de paradigma que supone la sociedad digital. La segunda pieza del colectivo TRIBU hace un viaje al origen, la memoria y el pasado. Esta tercera pieza LA ESPERA cierra la trilogía y centra su narrativa en la promesa de ese futuro que está por llegar.

Y si el futuro todavía no es, ¿Cómo se puede contar aquello que no existe aún?

SINOPSIS

En un lugar incierto, un grupo de personas esperan la llegada de un mesías. Su aparición, poco tiempo después del inicio de la obra, produce un impacto en el grupo, obligándoles a confrontarse con lo que esperan. ¿Qué sucede cuando llega lo que esperas? En el transcurso de esta crisis, aparecerán:

-Una pastora punk que busca transmitir esperanza, motivación e inspiración a su público y que no mide esfuerzos para llegar a su objetivo.

-Un espacio apocalíptico en el que la gente baila en soledad intentando entrar en contacto con lo divino a través de una plataforma digital.

-Una miss que en pleno concurso de Miss Universo se rebela contra el inevitable proceso de envejecimiento de su cuerpo y su miedo a morir.

-Una mujer confiesa una larga lista de crímenes y se enfrenta a su pulsión destructiva.

-Un hombre que espera el nacimiento de dios en su propia alma para poder aferrarse a una fe que le reconforte, perder el miedo a la muerte y resucitar como Jesucristo.

La muerte, la celebración de la vida, el fracaso, la fe y lo divino surgen como temas recurrentes. Cantamos a la espera, a la vida, a la imaginación de un futuro posible. Y como el futuro no lo podemos contar porque todavía no ha sido, contamos la espera
hacia el mismo.

A fin de cuentas, el arte es también un deseo de futuro.